9.5.18

Las Hijas del Agua, de Sandra Barneda

O... ¿Cómo haces una reseña sin tener el libro?
Esto podría llamarse así, básicamente porque solicité el ejemplar en Edición Anticipada, y llevo más de 6 semanas esperando... así que no va a llegar, lo tengo asumido. Sé que hay más gente en mi mismo caso, y eso me tranquiliza; también os digo que es la primera vez que solicito un libro y no llega, bien porque realmente no tenían ejemplares suficientes, o porque la han liado... ¿Quién sabe?
Pero yo tengo que entregar una reseña igual en la plataforma para poder optar a otros ejemplares, que ahora temo que tampoco lleguen cuando los solicito.
¿Cómo puede exigir una reseña a cambio de un libro y no enviarlo? ¿Cómo puedo hacer yo esa reseña? Pues escribiendo sinsentidos para pasarles el enlace. Es así. No hay reseña si no hay libro. Incluso pensé en leerlo en digital para hacerla, pero igual que yo me comprometo a hacer una reseña y enviarla, ellos deberían comprometerse a enviar el libro, o a dar una solución a los afectados.
Hasta el día de hoy no he recibido email pidiendo disculpas o excusándose por no enviarlo.
Y hasta aquí llega la entrada de hoy, porque mi indignación no conoce límites!

20.3.18

La Creadora, de Haimi Snown

En un mundo gobernado por los ergys, Anahy es una insignificante cóctel, una mezcla entre los seres de fuego que aborrece y los pobres nulos que han nacido sin dones. Su poca energía no basta para ser recibida en el círculo de los primeros, pero es demasiada para ser aceptada por los segundos.
Encontrar un sitio al que pertenecer es su sueño, y espera poder cumplirlo en la fría Isla Held.
Pero cuando la fachada de mentiras empieza a derretirse, Anahy descubre que la verdad tiene una cara horrible: la de Sasha, un cabezota y desesperante ergy. El mayor tramposo, su principal adversario, un villano nato.
¿Podrá una cóctel controlar el fuego, el privilegio de los ergys?
¿Aceptará un amor fundado sobre engaños?
¿Encontrará la libertad en una cárcel de hielo?



9.3.18

Tiempo de albaricoques, de Beate Teresa Hanika

Elisabetta ha vivido siempre en el hogar de su niñez y desde entonces todos los veranos prepara mermelada con los albaricoques del árbol de su jardín. Conserva un tarro de cada año, igual que conserva vivos los recuerdos de su primer amor, de su pequeña tortuga y del día en que todo cambió cuando sus padres y hermanas fueron deportados por las SS.
Cuando la joven y reservada bailarina Pola llega para vivir en la habitación que alquila la anciana, ambas mujeres descubrirán juntas que solo resolviendo los conflictos que las atormentan podrán por fin hacer las paces con el pasado.

21.2.18

Volverás a Alaska, de Kristin Hannah

Ernt Allbright vuelve de la guerra de Vietnam convertido en un hombre distinto. Incapaz de mantener un trabajo, toma una decisión impulsiva: toda su familia comenzará una nueva vida en la salvaje Alaska, la última frontera.
Con apenas 13 años, su hija Leni ansía encontrar su lugar en el mundo, mientras que su mujer, Cora, estaría dispuesta a cualquier cosa por el hombre al que ama, aunque eso signifique seguirle en su aventura hacia lo desconocido.
En una inhóspita y remota esquina del país, los Allbright encontrarán una pequeña comunidad de hombres aguerridos y mujeres aún más fuertes en la que labrarse un nuevo futuro. Allí, Leni tendrá que madurar muy deprisa, enfrentándose al desafío de una naturaleza desmesurada y cruel, a lo que oculta su propia familia y a la tormentosa relación de sus padres. Pero cuando el invierno llegue y el frío y la oscuridad lo invadan todo, madre e hija descubrirán que, en un entorno hostil, nadie puede salvarte más que tú mismo.

15.2.18

La Probabilidad del Unicornio, de Elena Castillo Castro

Tras la peor noche de su vida Vera Gillis deberá asumir las consecuencias de sus malas decisiones e irse de la cosmopolita Universidad de Fordham (Nueva York) al último rincón perdido de Alabama. Acogida por un viejo matrimonio sureño piensa que contará los días de condena aburrida en un porche blanco bebiendo té dulce y mirando el horizonte más allá de las plantaciones de soja, pero los entrometidos habitantes de Abbeville tienen otros planes para ella y con su particular estilo dirigirán sus pasos hacia el chico de la Standard Oil. Todos en el pueblo conocen a Ben Helms, de una u otra forma todos le deben algo o lo han necesitado alguna vez. Saben que está metido dentro de un laberinto de números y que no encuentra la salida. El mundo siempre ha ido demasiado lento para su mente maravillosa y la vida lo mantiene atrapado en el mismo lugar de tal manera que solo es capaz de escapar cuando mira al cielo. La probabilidad de que los dispares mundos de Vera y Ben colisionaran era baja y la posibilidad de que sus respectivos planes se complicaran al enamorarse era elevada. Sin embargo, él se verá atraído por lo ilógico y ella volverá a arriesgarlo todo una vez más, incluso su corazón. Al fin y al cabo, dos estrellas diferentes pueden pertenecer a una misma constelación.