8.12.14

No compres, ADOPTA + TAG de la mascota.

Hoy me he levantado y, como todas las mañanas desde hace más de 3 años, con mi perro. Así que me he puesto a pensar... ¿Y porqué no escribo en el blog una entrada contando mi experiencia con él? Porque después de 3 años tengo historias para contar de sobra gracias o por culpa de mi perro.
A las que no lo conozcáis, os presento a Piero, que no es un perro de raza, ni tiene pedigrí ni he pagado 500€ por él, así que a las que no os interese, no sigáis leyendo.





 Son las foto que vi en facebook un 8 de julio de 2011, porque sí, me acuerdo perfectamente de ese fin de semana. Me acuerdo que era viernes, que me levanté temprano y como todas las mañanas, me dispuse a revisar todo en internet: redes sociales, emails y demás, antes de estudiar para los exámenes de la semana siguiente.
Tenía agregados a varios refugios y revisando facebook vi esas fotos... y me quedé embobada mirándolas. Os lo juro, me quedé como una tonta viendo esa foto, la descargué para pasarla al móvil y enviársela a mi novio.
De aquellas ya teníamos a Duna, y llevaba poco más de un mes con nosotros, pero mi novio me dijo que me informara sobre el cachorro, a ver en dónde estaba y todos los detalles posibles. Me puse en contacto con la chica que lo tenía en acogida en su casa, Arantxa, y aunque al principio no le hizo mucha gracia ( con 22 años era muy joven y un perro es una responsabilidad enorme) aceptó en que me lo llevara a casa.
Imaginad mi nerviosismo desde el viernes  cuando hablamos para ultimar detalles hasta el sábado por la tarde! Prácticamente no pude dormir nada!!!
El sábado por la tarde fuimos a Tui, que es donde estaba Piero. Esperamos a que Arantxa terminara de trabajar y fuimos a su casa, no sin antes presentarnos a su madre y que ésta me dijera: cuídamelo mucho, por favor.
Os juro que morí de amor cuando lo vi. era aún más chiquitito de lo que parecía en las fotos, no sabía ni caminar, y casi me pongo a llorar.
Lo cogí en brazos, y empezó a lamerme la barbilla y las manos... SIN PALABRAS! Y tanto ella como su familia con los ojos llorosos, hasta me sentí un poco mal por llevármelo, pero tanto ellos como yo sabíamos que al adoptarlo y darle un hogar no solo lo salvaba a él, sino que otro perro tenía la posibilidad de ser acogido por ellos. Al adoptar no solo salvas una vida, salvas dos, y es una sensación indescriptible.


Después de un fin de semana haciéndolos uno al otro, el lunes tocó visita obligada al veterinario, y no me dieron noticias muy buenas: tenía lombrices en gran cantidad y era posible que tardara en eliminarlas. Se me puso el corazón en la garganta, y me dediqué 24 horas a su cuidado. Pero por suerte todo salió bien y consiguió quedarse limpio.
Al ser tan pequeño me lo tenía que llevar a todas partes, y aunque siempre critiqué a las que llevan a su perro en un bolso, no me quedó más remedio que hacerme con uno para llevármelo.


No hace falta gastarse un dineral para tener un perro o una mascota, lo único que se necesita son ganas, tiempo, paciencia y mucho mucho amor para darle un hogar a alguien inocente que no tiene la culpa de no tener una casa. Y aunque yo lo tengo desde que era un bebé, hay perros más mayores y que son tremendamente agradecidos y cariñosos con sus dueños, por quererlos y darles una casa y todo el amor que no tuvieron.


Desde aquí os pido que, si alguien está pensando en tener una mascota como regalo de navidad, os lo penséis mucho antes, porque no es solo darles de comer y hacerles cuatro caricias; hay que sacarlos varias veces al día, hay que vacunarlos, desparasitarlos, cuidarlos si enferman... porque a diferencia de las personas ellos no se expresan con palabras, aunque dan más que muchas personas.
Si estáis completamente seguros de llevar una mascota a vuestra casa, pensad en todos los animales que no tienen hogar y que lo buscan. Hay protectoras, casas de acogida, gente que los acoge por su cuenta... y sin cobrar nada, solo quieren encontrarles un hogar! así que... ¿Por qué no dárselo?

Me despido, dejándoos el vídeo del viernes, con el TAG de la mascota, y con un invitado muy especial en el vídeo :)

Feliz semana :D

6 comentarios:

  1. Me ha encantado el tag!! Yo adopté a mi perrita va ya para 13 años...y como te puedes imaginar forma parte totalmente de la familia, mis hijas se han criado con ella.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Piero ♥ Jajajajaja yo ya sabes que, aunque no puedo tener perro en casa (demasiados animales) mi hermana si ha acogido alguno para buscarle casita y eso y yo cuando puedo colaboro con la protectora. Me parece que es una labor preciosa la que hacen y muy necesaria... ¡¡pobres animalitos!!

    Y el tag... jajajajajajja el gremlin disfrazado!!

    ResponderEliminar
  3. Que monada! Y que grande se ha hecho! Opino igual que tu, mejor adoptar que comprar! Yo a mi gato también le adopté hace 4 años y ahora estoy pensando en adoptar un perrito!^^ Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la entrada y el tag. Que precioso tu perrito! Yo tengo dos gatitos y los dos adoptados. Bsts

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Piero, desde que conozco tu blog le conozco a él, tiene que ser un perro super divertido, además subes fotos de él a las redes que me encantan, la que has puesto de mayor me encanta, tiene pose de chulo :P
    Lo que dices es cierto, hay animales que dan mucho mas que una persona. Mi primera perra fue comprada en su día (hace unos 20 años), el siguiente que tuve fue hijo de esta perrita y el siguiente también hijo de esta primera perra y es él último que me queda vivo, los dos primeros eran de raza y este último (El Señor Lucas como yo lo llamo) no es de raza pero eso no quiere decir que lo quiera menos que los otros dos. Sin duda cuando quiera una nueva mascota en mi vida adoptaré sin dudarlo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi pequeñin se lo encontró mi hermano en la calle en el 2003 y fue el mejor año, es un ratonero valenciano llamado Chispa y no hay mayor alegría que haga el gran salto para subir a mi cama a darme los buenos días :)

    ResponderEliminar