21.3.16

Volver a conducir: mi experiencia.

Hola hola!!! Aunque parezca mentira... esta es la primera entrada en el 2016! Así que podéis reñirme y gritarme tooodo lo que queráis, y con toda la razón del mundo!
Espero poder atender más el blog (y el canal de youtube...ese sí que lo tengo olvidado!!) a partir de ahora, y pasarme más por aquí.
En la entrada de hoy quiero hablaros de mi experiencia como conductora, cómo conseguí el carnet, cómo dejé de conducir y cómo, con muchísimo miedo, conseguí volver a conducir. ¿ Os quedáis a leerlo? Seguro que no soy la única por aquí a la que le da miedo llevar un coche :)





Mi historia de amor-odio con los coches empezó en el verano que cumplí los 18 años, recién terminado el instituto y a punto de empezar el primer año de universidad.
Como es lógico, el 99% de mis amigos y mis compañeros estaban deseando o ya se habían puesto manos a la obra para conseguir el carnet de conducir pero... esta señorita le tenía un poco de pánico a conducir, y la verdad es que no me apetecía NADA ir a la autoescuela y tener el mío, porque mi principal problema es que no me gusta conducir. Pero mis padres, milagrosamente, acabaron por convencerme de que tenía que tener el carnet: para trabajar lo pedían, para tener un poco más de libertad, por si pasaba cualquier cosa y tenía que conducir yo... lo típico.
Empecé sin muchas ganas, porque la teoría me aburría soberanamente, y sé que si en algún momento de mi vida tengo que cambiar una rueda, poner una cadena o intentar solucionar algún problema, soy de las que llamaría a la grúa y listo :) así que me costó empezar a ponerle interés.
Mi monitor me llevó un par de veces a hacer prácticas con el coche a ver si me picaba el gusanillo y me decidía a ir al teórico y me lo quitaba ya de encima.
Asombrosamente conseguí aprobarlo a la primera pero ya se me hacía tarde para poder hacer más prácticas y hacer la otra parte; lo tuve que dejar apartado hasta el verano siguiente, en el que hice mil prácticas porque no me veía segura, sobre todo a la hora de meterme en una ciudad grande y a la hora de aparcar (soy realmente mala aparcando). Por otro milagro aprobé también esa parte después de 2 meses haciendo prácticas y que me apuntaran al examen sin decírmelo para que no les dijera que no iba a ir.

¿Cómo dejé de conducir?

Empecé a usar el coche de mi padre cuando iba y venía de Vigo, poco a poco, pero cuando empezó a llover, dejé de conducir. ¿Por qué? Pues por puro miedo! Me ponía a temblar solo de pensar que tenía que llevar yo el coche lloviendo, o de noche, así que empecé a poner excusas: que si llovía, que si me daba el sueño y no quería dormirme... hasta que dejé de llevar el coche yo y me convertí en alguien peligrosa en la carretera (más de lo que ya lo era con mi L verde gigante en el cristal de atrás). Al vivir en un pueblo grande y con pocos sitios para aparcar era comprensible que no necesitara el coche, porque para ir a cualquier sitio (al banco, a comprar, a tomar algo...) podía ir perfectamente andando, y si salía o algo, mis amigos tenían coche, así que no necesitaba llevarlo yo. En Vigo me pasaba algo similar: hay autobuses urbanos que te llevan a donde quieras, así que un coche allí sería para tenerlo aparcado toda la semana porque era más barato moverse en autobús.
Y lo fui dejando por completo...

¿Cómo y porqué volví a conducir?

Sinceramente... Porque no tuve más remedio! Ya comenté alguna vez que ya no estoy viviendo en donde vivía antes, estoy cerca pero no para ir andando todos los días. En septiembre empecé a trabajar, y al tener los horarios similares a los de mi novio, no había problema, porque iba y venía con él. El problema llegó cuando empezó a oscurecer antes y él empezó a jugar: que si fútbol sala, que si entrenamiento, que si pachanga... (alguna sabréis lo que es eso!) así que o iba con él a congelarme, o hacía tiempo por ahí, o él tenía que andar dando vueltas para llevarme a casa e irse a jugar; incluso decirle a mi padre que me llevara a casa porque sino tenía que esperar a que acabaran de jugar.
Al final, me pareció lo más responsable hacer un par de prácticas de nuevo en la autoescuela, para perderle el miedo, porque os juro que con el coche arrancado no era capaz de moverlo, me paralizaba, me daban sudores fríos y me ponía a temblar. Era horrible, porque sabiendo que si pasaba cualquier cosa y no me quedaba otra que llevar yo el coche no iba a ser capaz ni de meter la llave.
Conseguí llevar el coche yo, pero siempre acompañada. Siempre iba con mi novio, que me medio obligaba a llevar el coche a casa para que no dejara de conducir (porque yo a la mínima me escaqueo de conducir, eso os lo aseguro). Hasta que llegó el día: él iba a jugar, y lo llevaban a casa, así que me podía ir a casa sola con el coche. Creo que ese día hasta tuve fiebre, me temblaba todo, y no sabía dónde meterme para no tener que hacerlo, pero me negaba a salir de trabajar a las 7 y tener que esperar a las 11 para ir a casa. Así que me lancé. Puse música que me gustaba, que me relajaba, y poquito a poco lo fui llevando. Recuerdo que hasta me puse a cantar en voz alta como las locas y me temblaba la voz muchísimo, pero llegué a casa (con sus mil whatsapps a todo el mundo para avisarlos de que había llegado bien, sin darle un golpe al coche ni nada parecido) y me sentí genial, porque aunque solo hay un coche para los dos, sabía que podía usarlo cuando lo necesitara.
También os digo que es muy fácil llevarlo hasta mi casa, porque pasas un par de casas y después es una recta larguísima hasta una rotonda y prácticamente ya llegas así que es fácil.
Después me tocó llevarlo a trabajar sola, y eso ya no me gustó tanto. Empecé a buscar mil excusas otra vez hasta que me decidí a llevarlo PERO... aparcar...mi peor pesadilla!!! Siempre se lo dejaba en la puerta del trabajo a mi novio para que lo aparcara él por ahí para no tener que hacerlo yo...
Hasta que un día le eché un par y me decidí a aparcar. Fue un desastre, tardé un montón pero al final lo conseguí! y yo sola, y me volví a sentir genial (con sus fotos del coche aparcado y sin un rasguño para enseñárselas al mundo, por supuesto!!)


Estoy segura de que no soy la única a la que no le gusta conducir, y con miedo a conducir y a llevar el coche sola, pero si yo lo he conseguido... cualquiera puede! Aún me queda el reto de llevar el coche a una ciudad grande, porque para eso aún no me veo preparada, pero espero conseguirlo antes de este verano!
¿Vosotras conducís?¿Os ha pasado algo de esto alguna vez? Espero volver pronto por aquí con más material, hasta entonces, disfrutad de la semana santa :)

14 comentarios:

  1. ¡Hola nena! Me alegro de tu vuelta.
    La verdad es que a mí me encanta conducir y, como pude comprarme el coche de mis sueños, más todavía.
    Aún así, con nieve me da mucho respeto y procuro no coger el coche.
    Lo de aparcar mal, es lo más normal del mundo. A mí me ponía muy nerviosa hacer esperar a la gente más de la cuenta, pero luego pensé que otras veces me toca a mí esperar a los demás así que ahora me importa tres pepinos hacerles esperar y, oye, te pones menos nerviosa :D
    Lo importante es que no lo dejes, que lo vayas conduciendo de vez en cuando para demostrarte a tí misma que eres capaz más que de sobra, ir cogiendo confianza y perder el miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf...yo si te cuento las que he ido liando por culpa de aparcar...jajajaja, pero por lo menos me voy soltando, que al principio ni se me pasaba por la cabeza intentarlo siquiera!
      Muchas gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  2. Pues no puedo haberme identificado más con tu post!!!!! yo por las mismas razones que tu he estado sin carnet hasta que en 2004 me despidieron, trabajaba a lado de mi casa y el coche no era algo que necesitara ni que me gustara, así que para que iba a tener carnet, pero en 2004 y con casi 48 años me despiden y pienso mira que si que sale trabajo en una imprenta y todas en los polígonos, y lo primero que hice fue sacarme el carnet que curiosamente lo saqué a la primera a pesar del poco atractivo que le encontraba a conducir!!! y bueno me salió trabajo enseguida y con suerte también a lado de mi casa, así que allí estaba yo con carnet, con coche!!! y sin haberme soltado con él, durante mucho tiempo he estado saliendo con mi pareja y como dominguera con el coche, aunque sin pensar que esto fuera conmigo, poco a poco me he ido aburriendo y mi coche está aparcado en casa de mi pareja!!!! No sé si ya con casi 59 años me voy a atrever a cogerlo aunque no lo descarto, pero realmente es que no me hace falta y tampoco me la ha hecho nunca...


    Pero tu que eres más joven te aconsejaría que persistieras en la idea y más si como dices te hace falta, eso obliga!!!!!


    Besos y mucha suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni tengo coche...tenemos que andar a turnos casi jajaja, y estoy volviendo a dejarlo porque no me gusta nada, así que tendré que auto obligarme otra vez a cogerlo de vez en cuando. Mi problema era el mismo que el tuyo, que no me hacía falta, y ahora tampoco mucho...jajaja, pero espero no dejarlo otra vez de lado.
      Muchas gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  3. Le pasa a muchísima gente. Una amiga de trabajo, mi hermana. ..incluso a mi misma tras los embarazos me costó. ..pero todo es mentalizarse: yendo con prudencia, se llega al final del mundo! Además, lo bueno es que cuanto más lo cojas. ..más segura vas a sentirte.
    Un besazo y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, y aunque al principio me ponía más nerviosa por pensar que iba a hacer colas detrás de mí, al final me di cuenta de que tengo que ir a lo mío e intentar no liarla mucho jajaja.
      Muchos besos y gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  4. Yo no tengo el carnet pero si que me lo quería sacar..Aunque estoy dejándolo de lado también por miedo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí prácticamente me obligaron a sacármelo...y al final doy las gracias por eso, porque me podía morir de asco para ir al trabajo antes jajaja
      Besos y gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  5. Hola guapa, tu historia se parece mucho a la de mi compi de curro, le paso algo parecido pero con ganas y mucha voluntad todo se puede!! Enhorabuena y bienvenida d enuevo!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya imagino que no seré la única jajajaja, pero es bueno sentirse comprendida en estas situaciones!
      Muchas gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  6. Llevo 11 años con el carné y no conduzco jajaja pero miedo no me da, lo se manejar bien y me quiero poner a ello pero como tu en zonas de poco tráfico, yo voy mas a una ciudad grande y con un tráfico horroroso, incluso a mi marido le desespera a veces tanto coche jajaja pero todo es ponerse, de aquí a nada te vemos por la m-30 como Pedro por su casa, sigue así! Besos! 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá!! pero para trayectos largos tengo a mi novio o a mi padre, porque soy capaz de parar en el medio del camino porque ya no aguanto la tensión de ir atenta a todo jajajaja
      Pues ánimo y a volver a ponerse a ello!!
      Gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar
  7. que identificada me he sentido, me lo saqué porque me obligaron,por las mismas razones que a ti, lo dejé porque le cogí miedo porque cada vez que lo cogía era y haz esto y cuidado y no hagas, y lo dejé

    porque volví, porque no me quedó otra, falleció mi padre y me vi obligada, como tú, sudores, temblores, pánico ,pero no me quedaba otra que seguir para adelante, y lo conseguí, hoy conduzco , me encanta, me pirra, pero como tú te lojuro, y eso que en mi ciudad iría a pie a todos los sitios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siento mucho lo de tu padre.
      A mí sigue sin gustarme conducir, pero al final como no suelo beber soy la que tiene que llevar el coche jajajaja, así que es lo que lo cojo últimamente y por un bien común, porque si por mi fuera...no volvía a tocarlo!! aunque reconozco que viene bien saber llevar el coche, que nunca se sabe!
      Un beso y gracias por seguir leyéndome :)

      Eliminar